Rojas Herrera: Estrategias para fortalecer el comedor escolar formativo de un centro de atención múltiple

Estrategias para fortalecer el comedor escolar formativo de un centro de atención múltiple

Strategies to strengthen the multiple attention center training school dining room


Palabras clave:

Keywords:


Introducción

Los Centros de Atención Múltiple (CAM), atienden en su mayoría a alumnos con trastornos generalizados del desarrollo, discapacidad múltiple o severa (con apoyos generalizados y/o permanentes), y el proceso de escolarización abarca el acompañamiento a padres de familia que les permita una compresión de la discapacidad de sus hijos para involucrase en la atención que se les brinda en el centro escolar (Dirección de Educación Especial, 2010). Para la enseñanza de los niños y las niñas, el personal docente del CAM emplea el modelo funcional y ecológico, por medio del cual cada ambiente de aprendizaje es reconocido para cada alumno en particular (Díaz, 2002). Las actividades seleccionadas son significativas para cada niño en su cotidiano actual y futuro, en los ambientes como escuela, casa, comunidad y algunas veces trabajo, para esto se debe determinar el nivel de independencia que el niño con necesidades múltiples desempeña en las diferentes actividades.

El estudio se realizó en un plantel perteneciente a la Secretaría de Educación Pública (SEP), el cual labora en el turno matutino y está ubicado en el extremo sur de la ciudad de Mérida, la cual, según la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim, 2009) es la zona más extensa y pobre de la ciudad, considerada el segundo espacio urbano donde ocurren más hechos violentos, detrás de la zona del centro histórico. El comedor escolar formativo surge ante la necesidad de tener un espacio físico designado para llevar a cabo el desayuno de los alumnos del CAM, parte de su proceso de creación consistió en convertir una antigua área de juegos, en el espacio de lo que hoy es el comedor, el cual entró en funcionamiento al comenzar el ciclo escolar 2012-2013, inaugurándose en septiembre.

En el CAM existen varias estrategias que los docentes implementan para brindar experiencias que favorezcan el desarrollo de competencias para la vida de los alumnos, como, por ejemplo, actividades con escuelas regulares, donde se les da la oportunidad a los alumnos de convivir a favor de la inclusión educativa; el programa de integración sensorial para niños con trastorno del espectro autista, discapacidad visual o múltiple; y, el comedor escolar formativo, en donde el alumno no solo se puede alimentar de manera saludable, sino que, cuenta con un espacio para la interacción con otros niños de su edad, y en donde los docentes tienen un escenario para continuar con su trabajo formativo, como una extensión del salón de clases, en lo que se refiere a la enseñanza de comportamientos sociales, entre otros.

En el comedor escolar formativo se conjugan distintas actividades que se realizan en el salón de clases, favoreciendo la integración de las distintas actividades que realizan los maestros de grupo y el equipo de apoyo de manera aislada. Según De Arpe y Villarino (2012), este espacio -como entorno educativo dinámico- puede también jugar un papel en la transmisión de conceptos y conocimientos nutricionales y en su aplicación directa, fungiendo como un medio formativo complementario a los conocimientos adquiridos en el aula. Promueve el aprendizaje significativo en los niños al ser de utilidad en la vida y las actividades que se llevan a cabo en ese momento. El comedor formativo puede ser un recurso didáctico adicional y complementario de la escuela, en materia de salud, tanto en lo relativo a la alimentación y nutrición como en la higiene. También en otros aspectos, como la utilización de utensilios de comida, comportamiento en la mesa, hablar con la boca vacía, masticar bien los alimentos al comer, entre otros (Martínez, 2012).

De igual forma, se puede señalar que brinda experiencias en un ambiente controlado que se pueden transpolar a la vida diaria, ya que los comedores escolares se caracterizan por ser un momento y un espacio que cubre las necesidades biológicas (alimentación) y de convivencia más elementales. Al mismo tiempo, tienen lugar influencias sociales de todo tipo que van más allá de sus protagonistas (Contreras, Gracia, Atie, Pareja y Zafra, 2012). Además, entrena a esperar de turno, ya que para Martínez (2012) este espacio puede constituir una herramienta para establecer comportamientos y actitudes sociales pertinentes en el desarrollo de habilidades individuales, dentro del marco de la socialización y de la convivencia entre pares.

El comedor ofrece un menú basado en las necesidades de los alumnos, ya que se ofrecen alimentos con las porciones de acuerdo con la edad del niño, incluyendo plato fuerte, aguas de fruta, cereales o leche y postre (fruta o galleta una vez al mes). Según Iglesias (2012), este sitio “constituye una excelente oportunidad para ampliar el repertorio de alimentos y configurar una dieta variada, cuidando su presentación y textura, lo que favorece la aceptación de nuevos platillos” (p. 40). Se realizan variaciones en la preparación de los alimentos y se sirven diversos platillos, que en ocasiones no se le ofrece al niño en casa y en la infancia, “la variedad es un factor que aviva el interés, promueve el placer y amplía el conocimiento culinario, el plato repetido conduce al aburrimiento, fomenta la desgana y provoca el rechazo” (Contreras et al., 2012, p. 31). Así mismo, el desayuno que se sirve, presenta un bajo costo (10 pesos por día), tomando en cuenta que la zona sur donde se desenvuelven los niños tienen un nivel socioeconómico bajo, y muchas veces la pobreza está presentes en las familias de los niños que asisten al CAM (Conavim, 2009). El comedor formativo debe mantener la función de suministrar raciones que coadyuven a tener y/o conservar un estado físico saludable, asegurando una ingesta suficiente en calorías y una variedad en los alimentos que responda a los requerimientos nutricionales de vitaminas y minerales, con las recomendaciones establecidas para una alimentación saludable y adecuada a cada edad (Iglesias, 2012). Esto porque, para algunos niños, esta comida que se les brinda significa el mejor alimento en calidad que reciben al día, y la infancia es una etapa en la que una correcta alimentación tiene gran importancia, ya que cualquier malnutrición (por exceso o por defecto) puede tener repercusiones negativas para la salud a corto y largo plazo (Dirección General de Salud Pública y Participación, s.f.). Para algunos niños, este desayuno es el primer alimento que consumen después de entre 8 y 12 horas de haber recibido su última comida, o después de ingerir únicamente un vaso de leche dos o tres horas antes; esto repercute en su rendimiento cognitivo y su capacidad de aprendizaje. Según Iglesias (2012), muchas veces la urgencia por llegar a la escuela, y la somnolencia producida por no dormir las horas necesarias, origina que no se pueda realizar el desayuno correctamente, lo que provoca una disminución de la atención y del rendimiento en las primeras horas de clases.

Las actividades que se realizan dentro del comedor escolar formativo exigen el empleo de varias habilidades y esto beneficia al alumno. Crea empatía con aquellos niños que, por dificultades motoras, no tienen las mismas habilidades motrices finas y gruesas que los niños de su edad. Mateos (2012) afirma que al “comer en grupo y compartir alimentos propicia el compañerismo y la paciencia y frena el individualismo, convirtiendo al niño en uno más a la hora de esperar su turno” (p. 146). De igual forma, se puede señalar que brinda experiencias en un ambiente controlado que se pueden transpolar a la vida diaria, ya que los comedores escolares se caracterizan por ser un momento y un espacio que cubre las necesidades biológicas (alimentación) y de convivencia más elementales; al mismo tiempo, tienen lugar influencias sociales de todo tipo, que van más allá de sus protagonistas (Contreras et al., 2012).

Sin embargo, aun existiendo el comedor formativo en el CAM, hay alumnos que no participan en esta estrategia, desaprovechando o perdiéndose los beneficios que ofrece. Por una parte, de acuerdo con el listado de control de pago por grupo, existen niños que, aun teniendo la posibilidad económica, se les suspende la comida por adeudar pagos de semanas o meses; por otro lado, se tienen alumnos que, a pesar del bajo costo del desayuno, los padres no pueden pagar la cantidad establecida. Adicionalmente, hay tutores que se niegan a participar en la estrategia y deciden que el alumno lleve su alimento, alegando dificultades en la masticación y/o deglución de su hijo por padecimientos como la parálisis cerebral, o que prefieren que coma en la escuela lo que sabe qué le gusta por presentar discapacidad intelectual o trastorno del espectro autista. Paralelo a ese grupo de tutores que no realizan el pago, se distinguen los niños que se resisten a comer los alimentos a pesar de que sus padres hacen el pago.

Se han utilizado estrategias para mejorar la participación, pero los resultados no han sido satisfactorios, además de que solo algunos maestros les plantean a los padres de familia la relevancia de este espacio en el desarrollo integral de sus hijos. De igual forma, se han elaborado adecuaciones en el funcionamiento y en el entorno del área para hacerla más atractiva para los niños, pero no se realizan de manera constante. Aparentemente, todo el personal administrativo, docente y paradocente conoce cuáles son sus funciones dentro de esta área, pero no existe nada establecido por escrito o alguna evidencia documentada, por lo cual hay momentos en los que no se realizan acciones determinadas, no se les da continuidad a otras o se duplican esfuerzos.

Otra estrategia ha sido la adecuación del menú para los niños que lo requieran; por ejemplo, los alumnos con parálisis cerebral que presentan deglución insegura debido a que el daño neurológico que afecta los aspectos motores gruesos también lo hace con las funciones sensoriomotrices orofaciales y la musculatura participante en la deglución durante la alimentación (Bacco, Araya, Flores y Peña, 2014), pero regularmente estas adecuaciones las realiza el maestro de grupo, ya que el personal que labora en la cocina no las hace de manera continua.

Es indispensable encontrar estrategias que resulten efectivas para continuar beneficiando con alimentos de calidad a los niños de esta escuela, además de contar con un espacio de integración para y por los alumnos, para que se beneficie a la comunidad, puesto que, participaría la totalidad del alumnado en las actividades en esta área, favoreciendo el desarrollo integral de los alumnos tanto en la escuela como el hogar. Demostrando la funcionalidad de este y otros servicios que se realizan en el Centro de Atención Múltiple fortalecería los lazos de confianza entre padres y maestros, teniendo evidencias del trabajo y la iniciativa de los directivos y maestros del plantel, siendo de utilidad para transpolar las mismas acciones a otros centros escolarizados de educación especial, ayudando a más niños con discapacidad.

Materiales y métodos

Se realizó una investigación de acción participativa (IAP) en donde se involucraron a agentes claves del personal docente para formar parte del equipo de trabajo que coordinaría las diferentes actividades a lo largo de todo el estudio. Se seleccionó este tipo de investigación cualitativa tomando como base la problemática existente, ya que como menciona Balcazar (2003) una vez identificadas las necesidades, los participantes determinan las prioridades y se organizan para implementar soluciones prácticas a sus problemas, utilizando sus propios recursos o en solidaridad con otros grupos y las actividades están interrelacionadas y forman un ciclo dinámico y el investigador como agente externo facilita y apoya el proceso.

Como primer paso, se llevó a cabo un diagnóstico para conocer la percepción de los docentes de grupo, equipo de apoyo (psicólogos, terapeutas de lenguajes y trabajadores sociales), personal administrativo y padres de familia respecto al programa del Comedor Escolar Formativo del CAM; así como encontrar los beneficios que representa este espacio escolar, y las características del alumnado en este programa. Esto se realizó mediante la aplicación de entrevistas. Posteriormente codificaron los datos para condensar la información en unidades analizables en función de su significación de acuerdo con las preguntas y objetivos de la investigación (González y Cano, 2010), realizando primero el análisis de los documentos, y señalizando las cadenas semánticas existentes que estaban en todas las transcripciones de las entrevistas, asignándoles un código y enlistándolos para determinar las categorías necesarias por cada instrumento que se aplicó. Las categorías y algunas metacategorías recibieron su nombre con base en los conceptos identificados en la literatura; sin embargo, no fue la literatura quien hizo emerger su significado (proceso deductivo), sino que estos resultaron directamente de los datos (proceso inductivo), ya que explicaban lo que sucedía en el estudio (Carrillo, Leyva-Moral y Medina, 2011).

A partir de los resultados del análisis descrito con anterioridad, se obtuvieron las teorías prácticas que caracterizan a la IAP; a partir de ella se definieron las líneas de acción, que se validarían durante la intervención. El equipo de trabajo determinó realizar un proyecto de intervención con el fin de mejorar la actitud de la comunidad respecto a su compromiso con las actividades que se realizan en el comedor formativo para el desarrollo de habilidades motrices y sociales de independencia. Se esperaba que estos fueran los logros que caracterizaran a los niños que asisten a este centro educativo; es decir, propiciar el desarrollo de habilidades para la vida, definidas por Mangrulkar, Whitman y Posner (2001) como las destrezas para la adquisición de las aptitudes necesarias para el desarrollo humano, y para enfrentar en forma efectiva los retos de la vida diaria mediante habilidades sociales e interpersonales, habilidades cognitivas y habilidades para enfrentar emociones.

Para la primera propuesta de cambio, se diseñaron las estrategias necesarias que se debían realizar por cada objetivo plasmado: uno dirigido al personal docente y paradocente, con el fin de garantizar que todos los niños que asistían al comedor escolar formativo desarrollaran sus habilidades motrices y sociales de independencia (que el personal cuidara que los alimentos que se ofrecían respondieran a las habilidades de masticación y/o deglución de los alumnos; y que el personal supervisara el avance de los estudiantes). El segundo objetivo buscaba que los padres de familia reforzaran las habilidades que se desarrollaban en el comedor escolar formativo (que los padres de familia respetaran las reglas del comedor escolar formativo y que ofrecieran a sus hijos una dieta suficiente en cantidad y variedad).

De las acciones que se realizaron, algunas se llevaron a cabo de manera simultánea y secuencial, priorizando el orden de acuerdo al análisis realizado por el equipo de trabajo; se impartieron talleres a padres de familia y docentes de la escuela; se elaboró el manual operativo del comedor escolar formativo; se realizaron adecuaciones en los alimentos; se realizó y se aplicó el instrumento de evaluación de habilidades sociales y motoras.

Para evaluar el impacto de las acciones propuestas, se estableció que se realizaría mediante cuestionarios; se aplicarían de manera aleatoria a los padres que asistiesen a los talleres; se elaboraría una lista de cotejo para la medición de habilidades tomando como base las contenidas en los manuales de operación de los Centros de Atención Múltiple del Estado de Yucatán, así como los datos contenidos en las carpetas de evolución que resguarda cada docente. Esta intervención tuvo una duración de ocho quincenas.

Como siguiente paso, se procedió a realizar el análisis de los resultados obtenidos hasta el momento en las diversas actividades programadas; se aplicaron entrevistas administradas al azar a maestros de grupo, de apoyo y a padres de familia, y se identificó el estado general de los alumnos mediante los resultados obtenidos de la rúbrica de habilidades sociales y motoras.

Tomando como base la evaluación de la primera intervención, se realizaron reuniones con el equipo de trabajo, en donde se analizaron y retomaron los objetivos planteados y los resultados obtenidos para que de esta forma se definiera el rumbo que tomaría la siguiente propuesta. La segunda propuesta de cambio tuvo una duración de siete quincenas; se realizaron actividades como la clase muestra, la presentación de los resultados de la primera evaluación y la aplicación de la segunda evaluación de habilidades sociales y motoras; estás dirigidas a los objetivos relacionados para que los padres de familia refuercen las habilidades que se desarrollan en el comedor escolar formativo, ofreciendo una dieta adecuada en calidad y cantidad; que el personal docente y paradocente garantice que todos los niños que asisten al comedor escolar formativo desarrollen sus habilidades motrices y sociales de independencia, mediante la supervisión del avance de los estudiantes. Al finalizar la segunda intervención se realizó la evaluación correspondiente para ver el cambio resultante.

Una vez concluidas las dos propuestas de cambio (intervenciones) se analizaron los resultados obtenidos por cada una de las hipótesis de la investigación, con el fin de identificar las teorías generadas por el estudio.

Resultados

En el primer supuesto relacionado con el desarrollo de conductas para la independencia personal se enuncia que si los padres conocieran cuales son las habilidades que se les enseña a su hijo en el comedor escolar formativo, sabrían como promoverlas en la casa. Al haber realizado la intervención, se pudo constatar la importancia que tiene una comunicación efectiva y enfocada específicamente a la instrucción de los padres en las distintas habilidades sociales y motoras que se desarrollan en la escuela entorno al comedor escolar formativo, ya que esto repercute positivamente al trabajarse de manera conjunta con la familia, en la adquisición, desarrollo y/o perfeccionamiento de estas habilidades. El taller El Comedor Escolar en la Casa resultó favorable para que los padres de familia conocieran las habilidades que se fomentan en este espacio y les permitió tener un espacio de dialogo para la resolución de dudas alrededor del comedor escolar formativo. Debido a las actividades realizadas, los padres saben lo que hacen sus hijos de manera independiente, y cómo pueden contribuir en casa a la adquisición y/o desarrollo de habilidades sociales y motoras: aseo personal, limpieza de su área de comida, probar y consumir alimentos variados, desechar restos de comida; en algunos alumnos inclusive el lavado de platos. Por lo anterior, se puede afirmar que este objetivo se cumplió.

Es importante señalar que el trabajo con los padres debe de ser constante y la comunicación eficaz, con el fin de mantener informado a los tutores de la evolución de sus hijos y de las áreas de oportunidad para el desarrollo de los mismos. Por ello, se sugiere que este taller sea replicado una vez al año, con la participación del equipo de apoyo (psicólogos, trabajadores sociales, terapeutas de lenguaje y rehabilitadores), para mostrar la importancia del trabajo de la familia junto con el personal docente, en el desarrollo integral de los alumnos, se propone que la asistencia debe ser indispensable para los alumnos de nuevo ingreso, para que los padres se comprometan al momento de inscribir a sus hijos.

En cuanto al segundo supuesto vinculado con el desarrollo de conductas para la independencia personal, declara que si los padres permitieran que los alumnos consumieran los desayunos calientes que ofrece la escuela, los niños desarrollarían las habilidades motrices y habilidades sociales de independencia que se promueven en el comedor. Se pudo establecer que está hipótesis se sostiene, ya que los niños que no forman parte de los desayunos calientes del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en Yucatán (DIF Yucatán) en los resultados de la evaluación de las habilidades sociales y motoras, muestran indicadores con niveles más bajos en comparación con sus pares; en los alumnos que al inicio de curso no pertenecían al programa, pero que se incorporaron después, se aprecia un desarrollo favorable. Es decir, los alumnos cuyos padres permitieron que fueran parte del programa de desayunos calientes alimentándose de lo que la escuela preparaba y con la dinámica completa del comedor escolar formativo lograron mejores resultados en comparación con los que no lo hicieron.

Es necesario concientizar a los padres de familia de la importancia de pertenecer al programa de desayunos calientes, no solo en el desarrollo de habilidades sino también en la obtención de alimentos más saludables y acordes a las características de sus hijos, debido a que, como mencionan Moreno y Galiano (2015) en la elección de alimentos, influyen factores genéticos, aunque tiene mayor importancia los procesos de observación e imitación. Se recomienda realizar a lo largo del curso escolar la clase muestra del comedor, donde la asistencia de los padres deberá ser obligatoria, pero tomando en cuenta la disponibilidad de horario para no interferir con sus labores, resaltando la importancia y el compromiso para con sus hijos y la escuela. De esta forma, podrán apreciar la dinámica que se realiza en el comedor y observar las diferencias existentes en las habilidades de los niños que participan en el programa de desayunos calientes del DIF Yucatán.

En lo que se refiere al tercer supuesto vinculado con el desarrollo de conductas para la independencia personal, determina que si los padres conocieran el efecto a largo plazo de una alimentación deficiente participarían junto con sus hijos en el comedor sin presentar oposición o resistencia a las reglas de este espacio formativo. Para el desarrollo de esta premisa se elaboró un manual operativo del comedor escolar formativo del CAM, en este documento se plasmó la reglamentación de este espacio y las actividades que realiza cada docente y se le presentó a la comunidad escolar para que conocieran su contenido y se disiparan las dudas que pudieran surgir de este documento. A pesar de que la información contenida resultó clara para el personal docente y los padres de familia, algunos padres, cuyos hijos no pertenecen al programa de desayunos calientes, continuaron enviando alimentos poco variados y poco nutritivos para el desayuno (galletas, jugos azucarados, etc.). Esta misma situación se presentó en los estudiantes que participan en los talleres prelaborales, los cuales deben permanecer hasta las 13:00 horas en la escuela, por lo que deben traer algún refrigerio para alimentarse antes de entrar a clases; algunos niños siguieron consumiendo alimentos carentes de nutrimentos. Por lo anterior, se considera que este supuesto se debe ajustar, pues no basta solo con traer comida saludable al momento de desayunar en el comedor, sino que debe existir una modificación en todos los comestibles que los padres otorguen a los alumnos al alimentarse dentro y fuera de la escuela, ya que una alimentación deficiente impacta negativamente en el desarrollo de cualquier niño y adolescente, es importante encontrar los medios necesarios para repercutir positivamente en los hábitos alimenticios de los padres de familia y de manera directa en la de los alumnos que están en crecimiento. Como afirman Moreno y Galiano (2015), los hábitos alimenticios comienzan a establecerse desde el inicio de la alimentación complementaria; se van consolidando hasta antes de concluir la primera década de la vida, persistiendo en gran parte en la edad adulta.

En el diagnóstico, se encontró que los padres desconocían las habilidades que se fomentan en el comedor formativo. Por lo que el cuarto supuesto está relacionado con el desarrollo de conductas para la independencia personal; determina que si el personal diera retroalimentación a los padres que participan junto con sus hijos en el comedor seguirían las reglas de este espacio. La importancia del trabajo de los docentes de grupo y del equipo de apoyo del CAM en relación con la colaboración de los padres, quedó de manifiesto en las actividades realizadas a lo largo de las dos propuestas de cambio, específicamente para este punto, se encontró una modificación favorable en la mayoría de los padres que sus hijos participan junto con ellos en este espacio y esto debido a que mantuvieron una comunicación efectiva con los docentes. Como se mencionó anteriormente, la difusión del contenido del reglamento del comedor escolar formativo y el manual de operación sirvió para que los padres de familia conocieran lo que se debe realizar al estar dentro de este espacio escolar y el papel de cada uno de los profesionales que desarrolla actividades dentro de esta área. Debido a lo anterior se considera que esta hipótesis se retiene.

Se sugiere que para mantener la colaboración de estos padres al momento de realizar la inscripción de sus hijos se les exponga el reglamento del comedor escolar formativo, y que se firme de conformidad, en donde se comprometen a apegarse a la reglamentación existente al pasar al comedor junto con sus hijos y en las reuniones de padres mantener informado de los avances que logran los alumnos en las habilidades motrices y sociales.

Otro punto importante en la intervención realizada fue el papel de la escuela al suministrar alimentos a los alumnos que utilizan este espacio, por lo cual, se desprenden tres supuestos relacionados con la calidad de la dieta de los niños: el primero menciona que, si se hicieran las adecuaciones a la comida que se sirve en el comedor escolar formativo, se ofrecería un menú que respondiera a las posibilidades de masticación y/o deglución o a los requerimientos alimenticios del alumno. Se pudo comprobar que, efectivamente, a partir de la planificación del menú y de la modificación de los alimentos de manera regular los niños y jóvenes con problemas de intolerancia a determinados alimentos o con problemas de masticación o deglución, pudieron alimentarse al igual que el resto de sus compañeros y se conservaron los requerimientos alimenticios que pide el DIF. Por lo anterior, este supuesto se corrobora.

Se considera que el trabajo que se realizó con la responsable del comedor y con el personal a lo largo de los talleres resultó beneficiosa para realizar las adecuaciones necesarias a los alimentos de manera habitual al tener identificados los niños y jóvenes que requieren una adaptación en la consistencia de los desayunos, se sugiere continuar con estas modificaciones a los alimentos y mantener una estrecha vigilancia de la dirección de la escuela y de la comunicación de los docentes de grupo con el personal del comedor, para mantenerlos informados de las necesidades de sus alumnos. Las adecuaciones que se realicen deberán ser notificadas a los padres para que conozcan los alimentos que ingieren sus hijos de acuerdo a las necesidades que presentan, puesto que, como menciona Bacco et al. (2014), el manejo de una deglución insegura contempla adecuaciones posturales, modificaciones en las consistencias (cambiando su viscosidad) y volúmenes de los alimentos, según la habilidad motora oral.

El sexto supuesto relacionado con la calidad de la dieta de los alumnos, expone que, si los alimentos que se brindan en la escuela fueran del agrado de los niños, lo padres ya no ofrecerían alimentos deficientes en variedad, cantidad y/o calidad. Para el desarrollo de este supuesto se llevó a cabo la clase muestra del comedor escolar formativo y se desarrollaron los talleres donde se expuso la calidad de los alimentos que se sirven, las medidas de higiene con la que se preparan los desayunos y la presentación de los mismos, sin embargo, no se obtuvo el cambio esperado en los padres, ya que aún existen alumnos que no pertenecen a este programa y los alimentos que les mandan a su hijos, algunos siguen siendo deficientes. Por lo anterior, se considera que este supuesto se debe eliminar.

El último supuesto, relacionado con la calidad de la dieta de los niños, enuncia que, si los padres pudieran costear los alimentos que se ofrecen en el comedor escolar formativo, sus hijos podrían tener una dieta suficiente en variedad, cantidad y/o calidad. A lo largo del curso escolar se otorgaron reducciones de costo en los desayunos de los alumnos que por cuestiones económicas no pudieron realizar el pago completo; este beneficio fue otorgado por la dirección de la escuela, previamente se analizaron los casos por la trabajadora social y por la responsable del comedor. Hubo algunos otros casos en los que se dejaba de dar el desayuno a los niños cuando el padre de familia tenía un adeudo de más de tres semanas; el servicio se reanudaba al realizar su pagos pendientes. A pesar de esta estrategia, que funcionó con algunos padres, existen algunos niños que siguen trayendo alimentos cuyo costo es superior al que se paga diariamente en la escuela, y que no participan justificando su falta de dinero. Por lo anterior, se considera que este supuesto se debe eliminar, pues el factor no es exclusivamente económico, sino que parece una cuestión actitudinal de los padres, ya sea por rebeldía o por practicidad económica; es decir, al tener dinero compran lo más inmediato y fácil de adquirir en la tienda, contrario al compromiso que se requiere para el pago puntual de los alimentos que se otorgan en la escuela.

Al inicio de la investigación se otorgaron becas completas para el desayuno, sin embargo, la participación de los padres de familia en las demás actividades de la escuela se veía afectada, porque generalizaban la beca de alimentos con todo tipo de material que solicitaran los maestros o la dirección de la escuela, por eso se considera que la reducción de costo sigue siendo la mejor opción. Se sugiere encontrar patrocinadores para los casos en donde la familia sea de escasos recursos y se compruebe que no puede solventar ese gasto y el desayuno suministrado en la escuela sea el mejor alimento del alumno en todo el día.

Discusión

El desarrollo de esta investigación pudo mostrarnos la importancia de una comunicación efectiva entre todo el personal y los padres de familia para el logro de objetivos comunes, es importante continuar con lo establecido y vigilar cualquier modificación necesaria que se deba realizar. La reglamentación contenida en el manual operativo del comedor escolar formativo del CAM, la clase muestra (diseño de menú, elaboración de alimentos y observación de habilidades desarrolladas en el comedor) y el instrumento de evaluación de habilidades sociales y motoras, son los productos más valiosos de la investigación, ya que son elementos que se pueden utilizar en centros educativos con características semejantes.

En toda la puesta en práctica de las dos propuestas de intervención se pudo observar lo imperioso que resulta el trabajo en equipo para obtener un verdadero cambio; lo primordial que resulta involucrar a todos los involucrados en la problemática que se vive, ya que se encontró una percepción pobre del trabajo que realiza el equipo de apoyo en conjunto con los docentes de grupo en los padres de familia, pues muy pocos padres sabían con exactitud cuál es el papel que se realiza como equipo interdisciplinario.

Es necesario seguir investigando los medios por los cuales se puede repercutir positivamente en el desarrollo de habilidades adaptativas en estos niños con trastornos generalizados del desarrollo, discapacidad severa o múltiple, tomando en cuenta el tiempo en que permanecen dentro de esta modalidad educativa de la educación especial, ya que de manera paralela se deberá vislumbrar el trabajo diario que realiza el personal y que muchas veces es difícil de observar o medir. El comedor escolar formativo como estrategia educativa desarrolla habilidades sociales en los niños como la empatía, la tolerancia y la cooperación entre pares, al momento de la alimentación y los alumnos generalizan estas actitudes en otros entornos, se fortalece el desarrollo motor grueso y fino, así como, el control postural al momento de la alimentación y diversifica las opciones alimenticias.

Es de relevancia encontrar la manera de incentivar a los padres de familia para lograr un compromiso gradual y constante con sus hijos, y ofrecerles oportunidades para que puedan ver el desarrollo de las habilidades antes mencionadas, y que continúen el trabajo en el hogar, para obtener niños y jóvenes más independiente, y padres más comprometidos con la educación de sus hijos.

Referencias

1 

Bacco, J., Araya, F., Flores, E. y Peña, N. (2014). Trastornos de la alimentación y deglución en niños y jóvenes portadores de parálisis cerebral. Revista Médica Clínica Las Condes 25(2), 176-393. doi: 10.1016/S0716-8640(14)70044-6

J. Bacco F. Araya E. Flores N Peña 2014Trastornos de la alimentación y deglución en niños y jóvenes portadores de parálisis cerebralRevista Médica Clínica Las Condes25217639310.1016/S0716-8640(14)70044-6

2 

Balcazar, F. (2003). Investigación acción participativa (iap): Aspectos conceptuales y dificultades de implementación. Fundamentos en humanidades Universidad Nacional de San Luis 4(7-8), 59-77. Recuperado de: http://www.redalyc.org/pdf/184/18400804.pdf

F Balcazar 2003Investigación acción participativa (iap): Aspectos conceptuales y dificultades de implementaciónFundamentos en humanidades Universidad Nacional de San Luis47-85977http://www.redalyc.org/pdf/184/18400804.pdf

3 

Carrillo, M., Leyva-Moral, J. y Medina, J. (2011). El análisis de los datos cualitativos: Un proceso complejo. Index de Enfermería, 20(1-2), 96-100. doi: 10.4321/S1132-12962011000100020

M. Carrillo J. Leyva-Moral J Medina 2011El análisis de los datos cualitativos: Un proceso complejoIndex de Enfermería201-29610010.4321/S1132-12962011000100020

4 

Conavim (Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres). (2009). Diagnóstico sobre la realidad social, económica y cultural de los entornos locales para el diseño de intervenciones en materia de prevención y erradicación de la violencia en la región sur: el caso de la zona metropolitana de Mérida, Yucatán. Recuperado de: http://cedoc.inmujeres.gob.mx/lgamvlv/conavim/merida.pdf.

Conavim (Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres) 2009Diagnóstico sobre la realidad social, económica y cultural de los entornos locales para el diseño de intervenciones en materia de prevención y erradicación de la violencia en la región sur: el caso de la zona metropolitana de Mérida, Yucatánhttp://cedoc.inmujeres.gob.mx/lgamvlv/conavim/merida.pdf

5 

Contreras, J., Gracia, M., Atie, B., Pareja, S. y Zafra, E. (2012). Comer en la escuela: Una aproximación etnográfica. En J. Martínez (Ed.), Nutrición y alimentación en el ámbito escolar (pp. 23-36). Madrid, España: Ergon.

J. Contreras M. Gracia B. Atie S. Pareja E Zafra 2012Comer en la escuela: Una aproximación etnográfica J. Martínez Nutrición y alimentación en el ámbito escolar2336Madrid, EspañaErgon

6 

De Arpe, C. y Villarino, A. (2012). La nutrición y el comedor escolar: Su influencia sobre la salud actual y futura de los escolares. En J. Martínez (Ed.), Nutrición y alimentación en el ámbito escolar (pp. 45-58). Madrid, España: Ergon.

C. De Arpe A Villarino 2012La nutrición y el comedor escolar: Su influencia sobre la salud actual y futura de los escolares J. Martínez Nutrición y alimentación en el ámbito escolar4558Madrid, EspañaErgon

7 

Díaz, F. (2002). Didáctica y currículo: Un enfoque constructivista. Castilla-La Mancha, España: Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha.

F Díaz 2002Didáctica y currículo: Un enfoque constructivistaCastilla-La Mancha, EspañaEdiciones de la Universidad de Castilla-La Mancha

8 

Dirección de Educación Especial. (2010) Manual de operación CAM, Centro de Atención Múltiple, Mérida, México: Secretaria de Educación del Gobierno del Estado de Yucatán.

Dirección de Educación Especial 2010Manual de operación CAM, Centro de Atención MúltipleMérida, MéxicoSecretaria de Educación del Gobierno del Estado de Yucatán

9 

Dirección General de Salud Pública y Participación. (s.f.). Guía de alimentación para comedores escolares, Castilla-La Mancha. Recuperado el 15 de diciembre de 2015, de: Recuperado el 15 de diciembre de 2015, de: http://pagina.jccm.es/sanidad/salud/promosalud/pdf/gcomedoresescolares.pdf

Dirección General de Salud Pública y Participación s.fGuía de alimentación para comedores escolaresCastilla-La Mancha15 de diciembre de 2015 Recuperado el 15 de diciembre de 2015, de: http://pagina.jccm.es/sanidad/salud/promosalud/pdf/gcomedoresescolares.pdf

10 

González, T. y Cano, A. (2010) Introducción al análisis de datos en investigación cualitativa: Tipos de análisis y proceso de codificación (II), Nure Investigación, 45 (marzo-abril). Recuperado de https://www.nureinvestigacion.es/OJS/index.php/nure/article/download/485/474

T. González A Cano 2010Introducción al análisis de datos en investigación cualitativa: Tipos de análisis y proceso de codificación (II)Nure Investigación45https://www.nureinvestigacion.es/OJS/index.php/nure/article/download/485/474

11 

Iglesias, C. (2012). La nutrición y el comedor: Su importancia contrastada sobe el rendimiento escolar. En J. Martínez (Ed.), Nutrición y alimentación en el ámbito escolar (pp. 37-44). Madrid, España: Ergon.

C Iglesias 2012La nutrición y el comedor: Su importancia contrastada sobe el rendimiento escolar J. Martínez Nutrición y alimentación en el ámbito escolar3744Madrid, EspañaErgon

12 

Mangrulkar, L., Whitman, C.V. y Posner, M. (2001) Enfoque de habilidades para la vida para un desarrollo saludable de niños y adolescentes. Organización Panamericana de la salud. Recuperado de: https://bibliotecapromocion.msp.gob.ec/greenstone/collect/promocin/index/assoc/HASH27fe.dir/doc.pdf

L. Mangrulkar C.V. Whitman M Posner 2001Enfoque de habilidades para la vida para un desarrollo saludable de niños y adolescentesOrganización Panamericana de la saludhttps://bibliotecapromocion.msp.gob.ec/greenstone/collect/promocin/index/assoc/HASH27fe.dir/doc.pdf

13 

Martínez, J. (2012) Recomendaciones nutricionales actuales y directrices para los comedores escolares. En J. Martínez (Ed.), Nutrición y alimentación en el ámbito escolar (pp. 101-116). Madrid, España: Ergon.

J Martínez 2012Recomendaciones nutricionales actuales y directrices para los comedores escolares J. Martínez Nutrición y alimentación en el ámbito escolar101116Madrid, EspañaErgon

14 

Mateos, A. (2012) Comer bien en la escuela. La gastronomía y su papel en la mejora de la nutrición. En J. Martínez (Ed.), Nutrición y alimentación en el ámbito escolar (pp. 137-150). Madrid, España: Ergon.

A Mateos 2012Comer bien en la escuela. La gastronomía y su papel en la mejora de la nutrición J. Martínez Nutrición y alimentación en el ámbito escolar137150Madrid, EspañaErgon

15 

Moreno, J. y Galiano, M. (2015). Alimentación del niño preescolar, escolar y del adolescente. Pediatría Integral, 19(4), 268-276. Recuperado de https://www.pediatriaintegral.es/wp-content/uploads/2015/xix04/05/n4-268-276_Jose%20Moreno.pdf

J. Moreno M Galiano 2015Alimentación del niño preescolar, escolar y del adolescentePediatría Integral194268276https://www.pediatriaintegral.es/wp-content/uploads/2015/xix04/05/n4-268-276_Jose%20Moreno.pdf

This display is generated from NLM NISO JATS XML. The XSLT engine is libxslt.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2019 Revista de Investigación Educativa del Tecnológico de Monterrey

Revista de Investigación Educativa de la Escuela de Graduados en Educación, publicación semestral, editada por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, bajo la dirección y recopilación de la Escuela de Humanidades y Educación del Tecnologico de Monterrey,  domicilio Av. Eugenio Garza Sada No. 2501, Col. Tecnológico, C.P. 64849, Monterrey N.L. Contacto: http://www.rieege.mx, revista@rieege.mx, Reserva de Derechos al uso exclusivo número 04-2010-011912525000-203, ISSN: 2007-3003, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. El editor, no necesariamente comparte el contenido de los artículos y sus fotografías, ya que son responsabilidad exclusiva de los autores. Se prohíbe la reproducción total o parcial del contenido, fotografías, ilustraciones, colorimetría y textos publicados en esta revista fuera de los permisos establecidos por la licencia Creative Common CC BY-NC 4.0